domingo, 14 de diciembre de 2014

Anoche una canción



Anoche una canción de dulzura
entró etérea por ventanas tapiadas.

La degusté, neblina afuera
absorta en café y titulares globales:

"Dulce, dulce,
vida es dulce
como siglo de algodón.
Dulce esfera de la espera
dulce cuerpo de ilusión"

Durante medida de tiempo extraviada en sí
se deslizaron pasos en mi patio.
No canté más.
Y es lunes, pensé.
Y aun es noche.

Tejí el más profundo silencio
enclavando mil ojos en la tierra.

Recordé los dedos de mi mano derecha
tornarse verdosos minutos antes en el baño.
Recordé mi mano viva
acariciando a mi gato.
Recordé a los 43.
Soñé que se habían perdido en extraña fosa
forjada en hierro aun crepitante.
Soñé que eran más.
Que abrazados sus cuerpos poblaban todo el planeta.

Un chirrido de reja oxidada me hizo saltar a la ventana.
Sin más forma que sus mangas cortas blancas
alguien subía la calle
aleteando acelerado
hasta perderse en la espesura
de mi propia oscuridad.



×
© ALR, Puerto Rico, diciembre, 2014
×

viernes, 28 de noviembre de 2014

Sacred Isolation IV



Sacred Isolation IV

La piedra

La situación es como sigue:

Una pistola de latón para oprimir un tubo de plástico que contiene no sé qué silicón de mierda, mismo que tardé horas en abrir utilizando para ello toda suerte de herramientas no útiles y toda la fuerza perdida gracias al chikungunya, hijo de su gran madre vampira-chupa-chup, me mira. 
Recostado su cuerpo sobre un periódico viejo que utilicé para evitar que las avellanas que ayer golpeé con maceta de acero salieran disparadas, el tubo yace, invisiblemente masacrado.
El cobertor de latón-pistola que envuelve el tubo, gime entre herido y atormentado.
Un agujero en la parte superior de la boca del tubo plástico, hecho con destornillador y cuchillo de cortar pan -cirugía necesaria para la extracción del preciado, viscoso, químico material- se oculta temeroso.
A su lado, de manitas, un tenis roto propiedad de una mujer encabronadísima, sobrevive a su destino embarrado en la sustancia antes descrita que invita al vómito del más fuerte. 
Entre la suela desprendida y el fondo de suela, divorciadas hace semanas, asoma su amenazante transparencia, su químico hedor.
Como remate, una hermosa, gris, triangular, pesada piedra ejerce presión sobre la suela del zapato al revés, pretendiendo que ambas suelas se mantengan cercanas. 
Porque fundidas como en el día de su glorificada transformación jamás volverán a estar.

Toda esta trivialidad supervivencial cotidiana devasta.
Pero si me preguntas por qué, no puedo contestarte.
Una sombra amordaza mi boca, ciega mis ojos y borra mi memoria, dejando un agudo tinitus en mis oídos.
Así como cuando mi padre murió y ya no pude hablar ni quise hacerlo. 
Fui una niña muda. 
Ahora, mujer muda frente a un zapato, una piedra, un tubo de silicón...
Ya debo irme.
Debo atender a otros muertos que parecen vivos,
marchando con un pie desnudo.



© ALR, 2014, Puerto Rico.

:

sábado, 4 de octubre de 2014

Sacred Isolation III







Sacred Isolation III


¡Mira pa'llá!

¡De cuántas cosas vivas buenas me he perdido no estando aquí!
Ni estando allá.

Han sido pocas, como pocas son las cosas buenas entre tanto mal nauseabundo.
Pero han sido.
Siguen siendo.
Y sé, con la razón aun cuerda bajo mis pelos, que estando allá o aquí, igual me habría perdido de esas cosas en su momento transgresor y tiempo exacto.
Que siendo hombre o mujer, niña o elefante, me las habría perdido.
Que siendo preso o exiliado, insecto, cotorra o perro, me las  habría perdido.

Porque en este tiempo solo importa, con o sin dolor, que llegue el sueño, y caer donde me ponga.

Y que lleguen voces ruidosas con elementos supremacistas a coro con ruidos maquinales zombilizados zombilizadores, a despertarme.

Es por eso que ya no recuerdo mis sueños completos, solo a veces su final.

En el de anoche desperté a las seis entre actores difusos (solo uno me fue malconocido) apeándome de una camioneta que iba yo manejando, justo cuando el único camino, "meta" ajena que carecía de sentido e importancia para mí, se hizo estrecho como pasillo de barrio entre construcciones viciosas y profundas escaleras.

Fue un acto de inserción superviviente mutante en sociedad anacrónica creída en control absoluto.
De desobediencia civil como salvación.


© ALR, 2014, Puerto Rico.

sábado, 20 de setiembre de 2014

Sacred Isolation II






II


Amasa el pan con tu lengua

desangra exilio

palabras tomadas de la mano

cantaron flores para secar tu llanto.


Se olvidaron en segundos

y así su eco

así su presencia danzante de auras y cuerpos

enamorada del mundo

de su tiempo sin tiempo.


A solas frente a un té de gengibre

preguntas sin boca

qué puta mierda es todo esto

este delirio de flores

de masa de pan

de arboles muertos

de nudos apretados sudando odios

entre confeti de calles indolentes.


Pregunta innecesariamente extensa

para encontrarte

porque te sabes

perdida en forzar amarte

sobre inmenso desdén acumulado

sobre explosión de amar amores 

que amaron

tu brevedemente

y aprendiste 

que si un amor desama

no funciona como suicidio

sí como desarme a muerte


o absurda jaula apocalíptica

en que truenan tus huesos

y ruge tu intestino

al ritmo de peleas vecinas

y latas enmohecidas cayendo en tu balcón

de canciones anti-amor, amor, amaste

hasta mutar tu tótem en una sola voz.


Hablemos,

posesos de hipidos libertarios.


_

From Sacred Isolation

© ALR, 2014, Puerto Rico

_

Sacred Isolation I






I


The fist of love, 

engendro inaceptable

hijo de masoquismo autodestructivo 

que encarnó tu baja autoestima.



Prefiere ser tu amada enemiga 

a tener amigos capaces de matar 

con armas o palabr-ass

todo lo que se mueva o respire

contrario al valor excremental

de lo que consideran su vida.


_


From Sacred Isolation

© ALR, 2014, Puerto Rico

Foto: ALR, #AgoraFoto

_

sábado, 6 de setiembre de 2014

¿Cómo encontrar una casa perdida?


_

¿Cómo encontrar una casa perdida?
La rabia la sepulta bajo cruz esclava
y los vecinos comentan 
que brilla por lo oscuro 
entre las suyas 
pulcras, renovadas

se burlan

no hay nada que obtener de ella
de su patio 
de su limonero
de su nada que fue 
árbol que cortamos 
para no ver más sus hojas 
su comején

que está perdida la casa
y lo dicen al odio
sin saber que les escucha
un fantasma de viernes
de inicio de mes  
al que le faltan muchos días
para cosas que ni sabe 
ni desea ni espera
a quien duele el cuero cabelludo 
de tanto atarse en sí mismo 
cabello-tenso-nudo 
y se han cerrado sus chakras
hiede su ropa, cuerpo, boca

y a nadie poco le importa, 
ninguneado por todos y por sí
porque aun viviendo con él
nunca quiso ni supo ser 
o encontrarse
en cualquier casa perdida.

_

© ALR, 2014, Puerto Rico






Song:

Sally Timms & Marc Almond 

- This house is a house of trouble (extended) 

*released on 1987.

Pequeño elitismo insular







_

Pequeño elitismo insular

asco de mueca 

bacteria de inicios del planeta

nunca regalo de belleza

de muertos inmortales

hieres a un mundo 

herido ya 

de (in)diferencia

como alfiler hipersónico a gatas 

penetrándose a sí mismo

sórdido y feliz. 

_


© ALR, 2014, Puerto Rico.

Imagen: Fotograma de ¡Que viva México! (1931) 
Película inacabada de Eisenstein.

PD
Tal vez, la imagen aquí 'posteada' tenga poco que ver con el poema.
O tal vez, se relacione demasiado.

_
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.