martes, 14 de marzo de 2017

Malditos días






Malditos días 

en que tu humanidad 

derrite como reloj de Dalí.


Cereza oscura, pistacho ultravioleta

¿cuándo vas a salirte de aquí?

De mí.  De ti.

De lo que nutre y rompe tu alma.


¡Ámala!

¡Ámala!

Puedes pintar tu rostro 

de guerrera o lágrima.


.


ALR, Puerto Rico, 2017

lunes, 17 de octubre de 2016

Vivir




Vivir entre rocas adictas al azúcar

vivir tu muerteenvida.

En Puerto arranca todo

duermes en el suelo
y el gato usa tu mano de almohada

a punta de imperio.

.


ALR, Puerto Rico, 2016

martes, 4 de octubre de 2016

El Puerto








El Puerto es limbo al filo dividido.

Masturba odios y adioses

con ojos de desahucio.



Unos se clavan con furia

sobre su espejismo

otros

lloramos dolores de arena y sol


porque estos mares de adentro

son todos mismo mar

y ni en proceso de muerte

el norte se pierde

ni el sur

ni el hambre de volar caricias

en tiempos de agujero negro.


.


ALR, Puerto Rico, 2016.

martes, 15 de marzo de 2016

Anticasa






Hemos roto la casa

con el pecho

la mirada.


Flotan alas de polilla

caparazón de hormiga brava

sabor a smoothie de pintura

a hongo oreja de palo sin burro-elefante

ni ojitos jinchos de camarón.


¡Ay bendito, nos odiamos!


Difícil acto es parir a nuestra madre.

.


© ALR, 2016, Puerto Rico.




Imagen:
AA78 by Zdzislaw Beksinski
|

martes, 9 de febrero de 2016

Sueño


Día 9, mes 2, año 8:



Sueño con menos frecuencia
que en revelaciones del Antiguo Testamento.

Sueño atea.

Descanso profundo casi nunca.

No hablan mis sueños de dormir,
de micro-insomnios con hedor a ajena paranoia,
a orín de ausentes vivos
asistiendo festivos a nuestro no-funeral.

No hablan de fragancia de ciruelas y vainilla,
pistacho y almendras
de chinas -naranjas- oranges
antes muy frescas,
inaccesibles luego del tax y el vampírico cabotaje.

El tejemaneje en autopistas,
el vaivén del mar
reducen su calidad
a sobras
que no comemos con sal.

No hablan del mínimo intento de belleza
asomada entre agotadora supervivencia.

No hablan mis sueños
prisioneros sin boca ni dientes,
con cabello arrancado y uñas enterradas en piel propia,
de su inerte pantano de autodestrucción.

Juegan
a Isla en pedazos.

Porque el miedo,
porque el dinero,
porque la hierba verde.

Porque la nada no sabe nadar
y desesperada nos abraza,
sumergiéndonos en el Puerto más hermoso,
aterrorizado de Libertad.



.


© ALR, 2016, Puerto Rico.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.