sábado, 31 de marzo de 2007

Dulce alevosía




Dulce alevosía


Tragué cada promesa cual semen sagrado.


En cada nueva ilusión quería adorarte


en cada mentira y desdén


en cada cama


vomitando esperas


masturbando soledad.




Me lapidan madres canonizadas que mataron a sus hijos

me juzgan la loca sin dios ni diablo


sin más posesión que el miedo


y el enorme desierto que deja el llanto.




Un hombre aparece preso

diciendo quererme mucho.


A quien quiere no respira.


Está hecha de sombras.


Afuera la guerra se viste de fe.

.




© ALR, 2007, Puerto Rico

.

5 comentarios:

Manny dijo...

es cierto.. yo cuando me masturbo a veces lo que sale es soledad.. jaja

amen ana

Agustin dijo...

"........A quien quiere no respira, está hecha de sombras......" Si lo escribiste hace tiempo el texto, entonces no hay problema, pero si es reciente, ¿Que pasa con la amiga?, por ahora en tonos morados y tan ha oscuras...........


Saludos....


Agustin

Ana María Fuster dijo...

Muy muy bien!!! Muchas veces he tenido que vomitar esa espera.

Iva dijo...

esa primera línea es espectacular!
abrazos ana.

Ana dijo...

Al fin logro dejar mensaje, pues mi pc anda loca!
Mani:
El uso de ciertas palabras puede ser interpretado de manera distorsionada. Tal es el poder de la palabra.

Agustín:
Poeta, sabes como es… oscuridad y luz nos habitan en cortometrajes provocados por el dolor, pasión, etc. Este poema es una encerrona conciente donde todo es malo... la unica ventana es la guerra… habría q ver si nos produce claustrofobia, conformismo o spontaneous combustion. :D
Saludos!

Ana:
De la espera decía mi abuelo (que era machista, militarista y chavón, pero loco conmigo), que desespera... yo siempre andaba llevándole la contraria, pero creo que en eso tenia razón, jaja! Un abrazo!

Yva:
Dudé un poco lo “fuerte” de las palabras y su efecto, pero hay emociones que sólo cierto baile de imágenes le hacen justicia, que sé yo…
Abrazos!

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.