sábado, 15 de septiembre de 2007

Quenepas con té verde




Quenepas con té verde
Broncodilátame sola,
insomne cafeinómana,
égida del sol,
pretendiendo no odiar el sábado
sin conocerle,
porque odiar es palabra de muerte
y es la vida viva, lo que trastoca.



Afuera el sol escenifica rabietas con la neblina.
Ella ha prohibido su luz,
él queda frío
vestido de espuma, de claras en merengue,
paraíso en que quiero ser vouyerista,
y las palomas suicidas se saludan sobre el cable
frente al spa de mi gata
(disimulada se relame).


Desayuno quenepas con té verde
junto al fantasma de un perro
que sólo vuelve
cuando por triste,
me voy haciendo transparente.


© ALR, 2007, Puerto Rico

4 comentarios:

Agustin dijo...

"Afuera el sol escenifica rabietas con la neblina, ella, ha prohibido su luz, él queda frío, vestido de espuma, de claras en merengue, paraíso en que quiero ser vouyerista..." Es la forma de ver las cosas lo que celebro, el aparecerme junto a ti mirando aquel espejismo de perro, o aquella parsimonia gatuna, o aquel desliz que aladas, dejan las palomas mientras arañan el viento, cayendo vertiginozas.........

Ese fruto tiene mil nombres! porque creo que solo en Puerto Rico y hermoso, les dicen Quenepas....

Saludos amiga.......


Agustin

Ana dijo...

Agustín, feliz retorno!
Te cuento que sí desayuné quenepas con té verde, con resultados no muy alagadores por tal fusión, excepto estos versos.
:D

Ana dijo...

Halagadores con H.
Pa' efectos de record...
Digo... :O

Amarilis Tavarez Vales dijo...

Caramba, me ha encantafo el final,la imagen del perro, la transparencia. Nitida imagenes en todo el poema, como me gustan y me seducen para cerrar los ojos y ver.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.