viernes, 26 de octubre de 2007

Cómo ver destruir el legado cultural de antepasados en un simple paso


1. Hazte puertorriqueño.




La decisión gubernamental sobre el yacimiento indígena es un duro golpe a la arqueología según expertos.

El gobierno tenía conocimiento desde 1985 -cuando gobernaba Rafael Hernández Colón- de la existencia del yacimiento y aún así permitieron que esas tierras fueran cedidas mediante certificación al Cuerpo de Ingenieros como parte de los trabajos de construcción de la represa del río Portugués en Ponce.
El hallazgo precolombino que se entiende puede ser uno de los más importantes del Caribe y ocupa unas nueve cuerdas(,) estaba destinado a ser destruido en los próximos meses cuando terminara la fase III del proyecto de mitigación de la represa que se contruye cerca del río Portugués.

El Senado aprobó ayer de manera unánime una resolución para investigar por qué el Cuerpo de Ingenieros de los Estados Unidos no ha sometido al Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) una solicitud de consulta de hallazgos arqueológicos relacionada con los yacimientos indígenas encontrados en la ribera del río Portugués, en Ponce.

“Esta determinación es un golpe duro para la arqueología en Puerto Rico, no es posible que esa empresa permanezca un minuto más allí, con cada día que pasa es un día más de destrucción”, indicó el arqueólogo Miguel Rodríguez, rector del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe y miembro del Consejo de Arqueología Terrestre.
El secretario de la Gobernación Jorge Silva Puras sostuvo ayer que la empresa New South Associates continuará con los trabajos de excavación en el yacimiento arqueológico conocido como Ponce-29, a pesar de la oposición expresa de los arqueólogos del Consejo de Arqueología Terrestre.

1 comentario:

Yaritza Fontanez T. P.R dijo...

Protección de Nuestro Patrimonio Cultural
Algo que nos incumbe a todos


Tras décadas de abusos y masacres de parte de los españoles que arrasaron con nuestros indios y nuestros tesoros en aquel tiempo, ahora vienen los norteamericanos a quitarnos nuestro patrimonio cultural, el de nuestra tierra. Es increíble cómo por años los países más prominentes o de más poder invaden países de menores recursos, abusan y roban lo que es nuestro. Sabemos que somos un estado libre y asociado de Estados Unidos, pero es lo que somos, libres de tomar desiciones por nosotros mismos. Tendrán injerencia política sobre nosotros como en otros aspectos, pero no somos de su propiedad y en el aspecto cultural creo que es algo que nos pertenece a todos los puertorriqueños. Son tesoros valiosos de nuestros ancestros, de nuestras raíces y nuestra sangre. Es inconcebible que estén llevándose nuestro tesoro indígena a un país donde la arqueología y la cultura no es la misma y que muy pocos arqueólogos norteamericanos entienden. Una de las consecuencias de esto es que estén destruyendo las piezas. al ellos no conocer las técnicas de excavación que se requieren en Puerto Rico, cuando aquí contamos con doctores especializados para llevar a cabo los estudios y análisis pertinentes a estas piezas y al yacimiento como tal, aunque no toman en cuenta a estos peritos puertorriqueños en este caso. Nos están robando nuestro patrimonio indígena en nuestras propias narices y es algo que nuestro gobierno permite, ya que afirman que se llevan las piezas para estudiarlas pero no hay evidencia, hasta ahora, de piezas devueltas a Puerto Rico, que se han llevado de otras parte de Puerto Rico, como Arecibo. Podemos entender que no se están cumpliendo las leyes del país. Una cosa es llevarse las piezas arqueológicas para hacer los estudios necesarios y otra muy distinta es que puedan quizás hacer mal uso del tesoro arqueológico puertorriqueño, como venderlos o exponerlos en lugares turísticos de un país, del cual las piezas no son originadas. No tendrían el control sobre ellas ya que siempre se las acaba llevando un extraño con dinero. ¿Qué es lo que el gobierno dejará a nuestra futura generación? ¿Acaso realmente se preocupan por la educación y la protección de nuestros recursos, patrimonio y nuestra historia? Mediante la paralización de este yacimiento en Ponce y el estudio de éste, se esclarecerá nuestra historia pasada, de quiénes eran, cómo vivían y en qué creían estos indios que tranquilamente vivían en nuestras tierras, de los que muchos de nosotros aún conservamos sus rasgos físicos. Es un legado valioso para la educación y pieza importante del rompecabezas de la historia de Puerto Rico. Materiales indígenas que permitirán que nuestra descendencia tenga un mejor y mayor sentido de identidad y que con ellas expuestas en museos, todos tengamos acceso a estudiar las culturas indígenas que se establecieron en nuestras tierras años atrás.

Más allá de proyectos y negocios envueltos esto es algo que ni con todo el dinero del mundo se puede comprar, puesto que así como no negamos nuestra identidad, tampoco podemos negar nuestro patrimonio indígena, por que sería como negarnos a nosotros mismos, vendiéndonos o simplemente no darnos importancia como descendencia de los indios antillanos que abarcaban diversas culturas que nosotros heredamos y que ahora ciertos norteamericanos pretenden invadir y despojarnos de nuestra propia identidad cultural.

Publicado por Yaritza Fontanez T.PR

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.