miércoles, 21 de mayo de 2008

¡Vasto Rimbaud!


“Y la primavera me trajo la risa espantable del idiota.”
Arthur Rimbaud


¡Vasto Rimbaud!
Imperdonable me dormí,
tu amante arrullaba el arma
y desperté sobre la ola de tu cama
tragando triste un café;
tu única fe,
un disparo.
L'impossible se repite
con la luz encendida
para no espantar
la chispa que enciende su regreso
sin huesos,
después de dos lágrimas largas.
Poco tiempo toma vivir lo que todos viven.
Se hace veneno glorioso en pos del prado
donde pastamos alegres,
siempre alegres
hasta el último beso imaginado
hasta después,
hasta nunca,
hasta que la pasión no punce más.

© ALR, 2008, Puerto Rico
Imagen: Absenta

4 comentarios:

Agustin dijo...

"..Y es que la voz del mar, como inmenso jadeo
rompió tu corazón manso y tierno de niña;
y es que un día de abril, un bello infante pálido,
un loco miserioso, a tus pies se sentó..."

Fragmento de "Ofelia" del mismo Rimbaud. Saludos y reverencias para ti...

Cariños


Agustín


P.d
Lamentablemente no llegare a ser padre, pero lo volveremos a intentar. Saludos.

Ana dijo...

Agustín, me alegra volver a leerte!

Qué bárbaro Rimbaud!
Vi Total Eclipse en estos días. Capta su sensibilidad extrema de niño genio, amigo de la verdad. Su locura pasional por la vida, plena, libre, enamorado.
Me gustó cómo presentaron el final, la visión de Verlaine sin herida, sólo recordando su amor. Para alguien que escribió como Rimbaud, dejar de hacerlo también fue pasión, poesía...

Agustín, lo lograrán!

Reavel dijo...

A mi me gusta Morning de la Temporada en el Infierno.

Morning

Hadn't I once a youth that was lovely, heroic, fabulous-- something to write down on pages of gold?... I was too lucky! Through what crime, by what fault did I deserve my present weakness? You who imagine that animals sob with sorrow, that the sick despair, that the dead have bad dreams, try now to relate my fall and my sleep. I can explain myself no better than the beggar wth his endless Aves and Pater Nosters. I no longer know how to talk!

And yet, today, I think I have finished this account of my Hell. And it was Hell; the old one, whose gates were opened by the Son of Man. From the same desert, toward the same dark sky, my tired eyes forever open on the silver star, forever; but the three wise men never stir, the Kings of life, the heart, the soul, the mind. When will we go, over mountains and shores, to hail the birth of new labor, new wisdom, the flight of tyrants and demons, the end of superstition, to be the first to adore... Christmas on earth! The song of the heavens, the marching of nations! We are slaves; let us not curse life!

Ana dijo...

Qué bárbara Reavel, gracias!
Y qué bárbaro este Rimbaud, que se volcó así en la palabra o la palabra en él, durante tan poco tiempo de su juventud y ahí raaa! Que no escribió nada más, pero lo dijo todo. O quizá no.
Cuántas cosas más nos habría escrito de no ser por la caída de la ilusión que lo llevó a no escribir más.
Tanta pasión y alegría por vivirla, tanta intensidad y sufrimiento.
Rimbaud fue vida y creación!

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.