domingo, 11 de octubre de 2009

Miau

Me dices que es lo normal,
que cuando algo se nos muere adentro nunca es de otro modo.

Y te pregunto qué cosa ha muerto.

Una estrella, me dices.

Le sobrevive su resurrección aguardando en sueño cero
junto al fantasma espiritual de la poesía
recortando satélites de placer y espanto
con tijeras de niño abandonado.
Destrozando, destrozando,
para fingirse inocente y balbucear:

Yo soy tu vida,
la insobornablemente bella y letal,
que ha retornado de la muerte.

Ante tan extraordinaria proeza, maúllo.

:::
:::
:::


1 comentario:

F.M. dijo...

Hola que bueno volver a leerte, hacia falta :)

saludos!

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.