sábado, 4 de octubre de 2014

Sacred Isolation III







Sacred Isolation III


¡Mira pa'llá!

¡De cuántas cosas vivas buenas me he perdido no estando aquí!
Ni estando allá.

Han sido pocas, como pocas son las cosas buenas entre tanto mal nauseabundo.
Pero han sido.
Siguen siendo.
Y sé, con la razón aun cuerda bajo mis pelos, que estando allá o aquí, igual me habría perdido de esas cosas en su momento transgresor y tiempo exacto.
Que siendo hombre o mujer, niña o elefante, me las habría perdido.
Que siendo preso o exiliado, insecto, cotorra o perro, me las  habría perdido.

Porque en este tiempo solo importa, con o sin dolor, que llegue el sueño, y caer donde me ponga.

Y que lleguen voces ruidosas con elementos supremacistas, a coro con ruidos maquinales zombilizados zombilizadores, a despertarme.

Es por eso que ya no recuerdo mis sueños completos, solo a veces su final.

En el de anoche desperté a las seis entre actores difusos (solo uno me fue malconocido), apeándome de una camioneta que iba yo manejando, justo cuando el único camino "meta" ajena que carecía de sentido e importancia para mí, se hizo estrecho como pasillo de barrio entre construcciones viciosas y profundas escaleras.

Fue un acto de inserción superviviente mutante en sociedad anacrónica creída en control absoluto.
De desobediencia civil como salvación.


© ALR, 2014, Puerto Rico.

2 comentarios:

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Ana: Estás en una etapa de creatividad maravillosa pues los poemas son cada vez mejores. Espero que tengas en planes publicar un libro de tus poemas. Me avisas..

Ana dijo...

Saludos, Ivonne!

Muchísimas gracias!

Abrazo!

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.