miércoles, 20 de junio de 2007

Puerto Circo

Manejo hacia la costa norte de la isla. Es medio día. Me acompaña el verano tropical, húmedo y pegajoso, sin aire en el auto. Surcando entre cientos de autos atascados en la candente carretera de dos carriles en cada dirección, ridículamente insuficiente. He pasado tres semáforos en que algunos adictos piden dinero y sé que me acerco a área “civilizada”, cuando quienes se acercan en los semáforos son vendedores de agua y surge la percepción surrealista de que los conductores a mi alrededor se relajan.
No sé cómo llegamos a esto. Pero algo posee la amplitud que rodea un centro comercial repleto de comercios de origen estadounidense en su mayoría y espaciosos estacionamientos, que hace del circo de contrastes en que la isla se ha convertido, un oasis temporero de escape al sinsentido.
Oasis, donde generalmente pagas por sueños que te proveen comodidad, alimento y calma, comunicación y entretenimiento, donde puedes encontrarte sonrisas y dramas de la vida real, siempre menos en comercios más fabulosos. El rostro de nuestra sociedad, travestido de consumismo, de miradas perdidas y empleados necios que te tratan según la manera en que vas arreglado y la seguridad que muestres, sin importar tu realidad económica o social, o en qué vehículo te transportas.
Voy pensando lo anterior sumida en más de 100 grados Fahrenheit tras la guagua que lleva el pegadizo que lee “la envidia mata” y me pregunto, ¿a quién mata? ¿Al envidioso o al envidiado? ¿Te mata lento o mata dulcemente? Quizás mate a ambos lados de la envidia y el problema sea que aquí todos somos envidiosos o envidiados. Envidiosos de libertad. Si esto fuera China, un mensaje así en pegadizo estaría prohibido por parecer amenazante. Pero esto es Puerto Circo.
Sonrío al notar que la guagua se dirige también al centro comercial, arrastrada por la grúa que la transporta.

Imagen: Caín y Abel, Ticiano

4 comentarios:

Roy Batty dijo...

prefiero esa pegatina que la que dice -"que nos hariamos sin ella"- y al lado hay una bandera estadounidense.

Ana dijo...

Jaj Roy!
Ese es migrañoso!
Saludos!

Agustin dijo...

Bueno, yo, por origen quizás, llevo matices independientistas, social democrata, y hasta un tanto socialista ""Ok"".

Lima tambien es igual, llena de constraste y de desgracias por doquier. En una Metropolis supongo que aprendes a no envidiar tanto, te llenas de indiferencia, porque al final, existe siempre alguien que esta peor que tu.

"No te quejes hijito, mira a ese niño que esta en ese microbus. Ya no molestes y apaga de PSP"

Ana dijo...

Agustín, cuánto tenemos que aprender acá!

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.