viernes, 3 de agosto de 2007

Letanía de la crianza


La nena de 2 años juega con el brillo labial, que sacó su abuela de su bolso para que se entretuviera. Chillo de susto al sentir la esponjita escribiéndome la rodilla. La abuela la regaña y se lo quita. Ahora le da un llavero con efecto bungee para que no chille histérica en el suelo. La nena da vueltas con él al centro de la sala, dejando casi ciega a una muchacha. La abuela la llama para quitárselo y le da su celular mostrándole una foto que le acaba de tomar. “¡Mira qué linda la nena!” La nena le presiona todas las teclas y la borra. Arroja el celular al suelo y vuelve a chillar. La abuela va a pegarle. La nena asume histerismo total y se cubre la cara en acto de terror. Paseo mis ojos desde las uñas acrílicas en los pies de la abuela a los suyos. Sonriendo, le digo mentalmente “tras de engreírla la maltratas”. La abuela me sonríe y deja que la nena se arrastre por el suelo. La madre de la nena con sus 16 años, le da ahora su celular. “Toma el de mami que abuela es mala.” Clik, le saca una foto. La nena la ignora. La nena es linda. Tiene hoyuelos en las mejillas, piel bronceada, ojitos verdosos y pelo castaño. Da vueltas por toda la sala de espera. Camina changamente como si se cayera. La abuela comienza a cantarle un reagetón a tó pulmón en plena sala para que baile. La nena baila. La gente que entra a ser atendida, la mueven de un lado al otro con cara de “qué linda”, para poder ubicarse. Un chico me mira con cara de “jejeje, ¡carajo!”. Yo lo miro con cara de “jejeje, esto pasa cuando los padres no planifican, le dejan la crianza a las abuelas y se juyen”. (Pa colmo las abuelas son brutas y se creen de 20) Ná que ver con uñas acrílicas en los pies; ¿o sí?
A lo mejor todo se pudo haber resuelto con un juguete apropiado, un libro de colorear y creyones; o hace 3 años con un condón.
¿Ya pa’ qué?, digo. Ahora le toca al sistema.
Pero el sistema no puede proveer anticonceptivos ni hablar de sexo, porque los moralistas atacan.

Al fin me llaman. Le digo adiós a la nena.
Ella no me ve.
Aun baila.
:

5 comentarios:

Roy Batty dijo...

una vez yo presencie a esta senhora alentando a su nene a que fuera un gran reguetonero y para que todos vieran el talento de su hijo le pidio que le "cantara" algo a los que estaban presente... ... ...y el "nene" empezo a supuestamente cantar sobre como el iba a controlar un punto y de como iba a darle pa bajo a esos cerdos azules y como le iba a dar "duro" a las "perras".

todo esto mientras la orgullosa mama le daba animo al "nene" dando palmaditas para mantener el supuesto ritmo.

José dijo...

Ese es nuestro futuro.
Preocupante.

http://www.informame.net
Noticias y más...

Ana dijo...

Au!
Aclaro que no tengo nada contra el reguetón o como se escriba.
Me parece una expresión importante y necesaria de nuestro país. Un grito expresando cosas que nos han lacerado, unas ganas de zarandearnos para olvidar lo que nos atrapa, que es bastante.
Tampoco tengo Nada contra las uñas acrílicas, (en los pies, me lo reservo). Como dice el refrán, cada cual haga de sus uñas un florero...

Espero que nuestro futuro lo defina algo más que el reguetón.
Algo así como la toma de conciencia intergaláctica y la armonía con la Madre Tierra?
Ok, a lo mejor pido demasiado.
:S

Ana María Fuster dijo...

Gracias por vistar mi blog, tocaya, me encantan tus textos...
¿me enviarías alguna colaboración para mi blog? Estamos publicando una aventura erótica.

Ana María Fuster dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.