jueves, 11 de octubre de 2007

Lacrimas

Lacrimas

”I cannot leave your eyes
Or think that it’s over
You shouldn’t hold me back…”
Lacrimas profundere, Short Glance


Serían las 8 PM, hora en que las brujas salimos de compras, cuando me topé en la tienda con una chica llorando.
Tendría unos 20 y tanto, llenita, de tez blanca, cabello teñido de rubio en moño de última hora y espejuelos de pasta. Nerviosa, daba vueltas de un lado a otro de la tienda, llorando inconsolable con el celular pegado a su oído. Al parecer, esperaba su turno en la farmacia.
Traté de no mirarla, respetando su privacidad, pero en cada pasillo que entraba me la encontraba, llorando y recorriéndolo casi a la carrera mientras hablaba. En el pasillo 5, me agaché a buscar un frasco y al ponerme de pie, me la encontré de frente, mirándole a los ojos inevitablemente. Evadió mi mirada y siguió con su llanto y conversación.
Perdí toda concentración en lo que estaba buscando y me fui a otro pasillo.
Doblando la esquina, recordé qué buscaba y regresé. Nuestros ojos se volvieron a encontrar. Lo único que me surgió, fue sonreírle empáticamente. Me miró mal, y sin parar de llorar ni hablar al celular, cambió su mirada.
He aquí 3 versiones de lo que luego sucedió:

Versión 1
- Oye, ¿qué te sucede?, le digo. ¿No ves que estás invadiendo mi terreno de sanidad mental con tu lloradera? ¡Te sonrío y me pagas mirándome mal!
¡O sea! Una llorona recorriendo la tienda como payasa en monociclo, llora que llora. Todos la ven, pero nadie puede dirigirle la mirada, porque es la reina del egoísmo. (Voy subiendo el tono de voz) Entonces aparece una duuulce samaritana a brindarle una sonrisa contemporáneamente empática y pacifista, y la llorona la rechaza, con un “quécarajosmiraspendeja” en los ojos.
¡O sea! (grito más fuerte) ¡Me siento indignada! (gente comienza a rodearnos) ¡Arresten a esta mujer! ¡Me está agrediendo con su llanto y su reacción violenta a mi mirada de buena voluntad! ¡Tenía que ser jincha! Los jinchos lloran por cualquier tontería a menos que aprendan defensa personal. Si no me creen, pregunten al personaje protagónico de Kill Bill, mi heroína… (todos me miran asustados, yo sigo gritando)
¡Después preguntan por qué este país se ha vuelto tan violento, si la gente te agrede hasta con la mirada! ¡Estoy harta de que me agredan, harta, harta!
Caigo al suelo en estado de shock. El guardia de turno, que por cierto se la pasa ligando a cuánta mujer entra en la tienda con mirada lasciva, llama al 911. La muchacha sigue llorando, ahora con más ahínco, sin soltar el celular, con el que me ha tomado varias fotos.
Me arrestan por disturbio a la paz e intento de agresión.
Necesito un abogado que pruebe en juicio que no soy sicópata, ni intentaba matar a la chica. No tengo dinero. El abogado que me provee el gobierno no puede probar en el juicio mi condición de bipolaridad severa con síndrome postraumático causado por el Sistema, por inepto. Voy a cárcel federal, por haber ocurrido todo en una tienda con franquicia norteamericana (quienes alegan yo intentaba destruir su reputación) y haber resultado que la chica trabaja como agente federal. Hasta aparecieron supuestos testigos que aseguran haberme escuchado gritar “bomba” y “revolución”.
¡Es un complot!
¡Auxilio, soy inocente!

Versión 2
Me topo con la chica llorando en cada pasillo.
La 5ta vez le sonrío levemente. La chica evade mi mirada con la navaja de la suya.
La miro con tristeza y le digo:
Disculpa, pero hace rato te veo llorando y sólo quiero que sepas que yo también sé lo que es llorar.
Indiferente, me da la espalda. La persigo.
Espera, espera, le insisto. No sé qué te pasa, pero aquí hay muchas hierbas y cositas naturales que puedes tomar para la depresión y la ansiedad. No me gusta que los jóvenes sufran...
-Señora, disculpe, me dice con desdén, pero resulta que… (salí positiva en la prueba del VIH, estoy embarazada, mi madre murió, mi novio me dejó, me colgué en un examen, mi perro murió, me duele una muela, etc... Usted elija.) Estoy esperando me despachen una receta de calmantes y usted es una entremetida.
La miro horrorizada.
-¿Calmantes? ¡No! Piensa en tu vida, piensa en Marilyn, piensa en los hijos que no tendrás, que seguro es lo mejor que haces, porque este mundo tan nefasto…
-¡Señora, no me voy a suicidar! Me grita ella con intolerancia. Sólo voy a tomar un calmante recetado para poder dormir.
-Ah, está bien, discúlpame, le digo. No soy yo cuando veo a alguien llorando.
De hecho, no soy yo nunca.

Le doy la espalda y continúo con mis compras.
Ella me mira como se mira a un loco peligroso, y sigue su marcha con el teléfono en la oreja y llorando.
Me la vuelvo a encontrar en el pasillo 15.
Está de espaldas. Gimotea.
Recuerdo la única alternativa que me ha funcionado contra la tristeza. Antes que se percate de mi presencia, extraigo a Gregorio (la vieja marioneta verde con ojos de sapo) de mi bolso.
–¡Ajaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!, grita chillón Gregorio, sobre el hombro de la chica.

¡Con que llorando, amiguitaaaaaaaaa!
La chica se voltea y al encontrarse con los ojos de Gregorio, cae infartada.
Se repite la escena del guardia llamando al 911, mi arresto y lo demás.

Versión 3
Salgo de la tienda sin inmutarme.
Escribo este post, que inicialmente comenzaba así:

El mundo está lleno de ojos llorando, muchos de mujeres.
Preferimos no verles, pero espiamos su dolor pretendiendo que no se haga nuestro, sin percatarnos que el llanto, como la violencia o el amor, se infiltran en nuestra psiquis, a manera de contagio empático inconsciente.
Así, como un bostezo, cada lágrima es espejo de tu sombra.


© ALR, 2007, Puerto Rico

3 comentarios:

uvita dijo...

genial, simplemente genial
cada version tiene lo suyo
la segunda me hizo reir!
jajaja gregorio

y la tercera es tan realista
disfrute mucho este post :)

uvita dijo...

ahhh por cierto aqui ahy una relacion de ojos en tus ultimos posts... esta chevere esto
igual yo ando analizando ojos...

"uno solo ve lo q le permite a sus ojos ver"

algo asi...

Ana dijo...

Jejej!
Para mí que estás in love con Gregorio...:D bueno, considéralo mascota. Ya ves que aparece donde menos se le espera.

Jamás actuaría como el personaje en primera persona lo hizo en las primeras 2 versiones.
Pero ciertamente, ver una chica llorando de un lado a otro, trastorna a cualquiera, ja!

"uno solo ve lo q le permite a sus ojos ver"
Me gustó eso y tu observación de relación...
Sé que a veces estoy ciega.

Un abrazo!

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.