domingo, 9 de noviembre de 2008

Sueltos


I

Soy una "criolla abstracta", según el artículo de Mayra Montero, "Alcachofas", publicado hoy en La Revista de El Nuevo Día; de esas mutantes que se detienen a admirar comestibles verdes o coloridos vivitos y coleando en el supermercado y, pasado el espectáculo ¿gratuito?, sigo de largo.

Un día me aventuré a comprar un animal verde de esos (alcachofas) y luego de estudiar bobamente su método de preparación, puse en acción lo leído.
Mi madre protestó de principio a fin.
"Hay una cosa verde ahí dando vueltas en agua hirviendo... Nena tanto trabajo pa' esto..."
"No mami, que se come así, se muerde asá, se chupa acuyá, que con mantenquilla, que esto peludo no se come..."
Al servirla lo hice con gracia y tomé unas fotos que no sé dónde están. Tenía la espina de que a menos fuese en restaurante o con chef personal, la florecita verde espinosa que cuesta un ojo de la cara y rinde para pocos, ¡nunca más!
Ah, pero el corazón de alcachofa ¡es priceless! Quisiera muchos ahora mismo en ensalada y una copa de vino tinto, porque soñar no cuesta nada y estamos iniciando la Era de los Sueños.

II

Escribo a diario cosas que nadie leerá, aunque nunca se sabe. El inicio de la Era de Sueños ha sido un asteroide impactando mis neuronas que, según leí, después de los 40 se desaceleran.
Mentirosos.
A mí se me han vuelto un acelerador de neutrones, o será por tanto café.

III

La foto fotochopeá de una fusión con los rostros de Obama y Fortuño, gobernador electo de Puerto Rico, publicada hoy por el mismo diario citado en el "Sueltos I", está cripitona.
Prefiero al Fantasma de la Opera.
Pero bueno, que nunca se sabe de los efectos que tenga en la psiquis colectiva cualquier imagen o noticia.
No puedo hablar por el colectivo porque soy una anomalía.
Pero algo tengo claro, Fortuño NO es Obama, hijos míos!
No, no lo es.
Lo sé porque hoy temprano pasaron algunos religiosos por mi casa y como mentalista del arroz con habichuelas, tuve una visión.

IV

La visión fue de miles de cristianos fundamentalistas de cualquier iglesia visitando casas, como lo hacían en los 70's, adoctrinando acerca de la única composición familiar que Dios bendecirá. Debe ser de padre varón, madre hembra y sus chiquitos, y todo lo demás que no se le asemeje, es una aberración a los ojos de Dios, aunque los niños sean felices, sanos, amados, respetados, con autoestima y productivos para la sociedad.
Les dirán que en caso de no tener niños, es lo mismo, aunque sería muy triste, porque el propósito sagrado envuelve reproducción, si masiva, mejor. Les invitarán a recordar que parejas del mismo sexo no merecen derechos iguales al resto de la sociedad, por más impuestos que paguen o profesionales que sean. Que allá ellos si se aman o sufren, son las consecuencias de su pecado y "sexualidad desviada", pero de derechos iguales nada. Que se casen donde les permitan, pero su unión no tendrá valor legal ante el Estado ni la Constitución.
Eso sí, en el nombre de Dios, los tolerarán o invitarán a mudarse fuera del país, aunque de pagarle los boletos aéreos y conseguirles trabajo y hogar no se dirá nada...
Todo desfiló en un flash! Un fleeting glimpse.
Vi un mundo así, de homofobia, marginación, discrimen descarado, gente deprimida regresando al clóset, padres diciendo a niñitos en sus hogares, "no jueques con fulanito, que los padres viven en pecado", antes de llevarlos a la escuela.
Todo porque Fortuño es conservador y perciben que les apoyará a realizar lo acontecido en California.
Fue horrible, aun no recupero.

V

Soñé que me había perdido en Disney y me topé con familiares, amistades y hasta mi madre, que al verme siguieron de largo, abandonándome en la oscuridad.
Caminé hasta el amanecer y todos los niños que encontraba en mi camino, miraban sin ver, con la mirada seca y perdida.
Bueno, el sueño fue mucho más complejo, pero en resumen, al despertar recordé haber dejado un comentario relativo a "gente que orgasma al pensar en Disney".
Juaz, es la maldición del ratón que me persigue.
Pido perdón a Mickey. (Besito en la nariz)
Lo conocí personalmente en 1976 cuando viajé en bus tipo greyhound repleta de cubanos, ruta Chicago, Florida.
Con ellos conocí el amor por el café cubano y el congrí en la Pequeña Habana, y que todo cubano que partió de Cuba no necesariamente quiere a Fidel muerto.
Juatever.
Regresé al laberinto disniano años más tarde y aclaro que nunca estuve perdida como niño en el templo de la ficción más colorida.

Adiós!

8 comentarios:

Siluz dijo...

Quizás sea el exceso de café... O la maldición del flautista de Hamelín. O el peregrinaje obligado a Disney. O el trauma post-eleccionario. O el tsunami azul. O el efecto de las alcachofas sobre la flor maravilla. Pero ¿habrá quién entienda a este pueblo? Yo no...

Ana dijo...

Hola Siluz!
Bienvenida a este revolú, donde tampoco entiendo millones de cosas... y mira que me rompo el coco!
Que alguien lo explique con garbanzos!
:D

sin machete dijo...

Pues a mi lo de hacer fila no
se me da, asi que cero Disney
y todo lo que se le parezca.

Pero a lo que voy. Conoci a Luisa
una simpatica femina que al mencionarle
el nombre de algun vecino sabe,
los nombres de sus mascotas, lo cual
me parece muy curioso pues no
frecuenta a estas personas.

Asi me entere de Max, un hermoso
boxer deprimido. Un dia que le
admiraba por su simetria, llego su
ama sin mirarlo siquiera le paso
por el lado camino a la puerta de su casa.

Dalila una perra gigante,mexcla de
Doberman y Gran Danes, Tina su
amiga, companhera un tercio de
su tamanho. Cuando Tito Collazo
su amo sale de su casa, con cierta
frecuencia montan un coro de
tristeza aullando que dura su buen rato.....

Suerte!

Ana dijo...

Hola Sin machete!
A mi lo de hacer fila se me da-baaa, muy bien. Era un lugar de diversión.
Ahora relaciono filas con eventos históricos desagradables o falsedades religiosas...
Ya con la del súper rebaso prueba de tolerancia.
Hasta he pensado tomar calmantes antes de enfrentar una, so pena de desacato, pero me resultan muy tóxicos.
:(

Ah...de los perros:
Los nombres que escogemos para esas vidas!
O serán ellos que los escogen?

Ayer pensaba en perros...
Son tan sensibles a nuestro espectro humano.
Estos en la imagen del post están levitando.
:D

sin machete dijo...

Esa imagen tan hermosa fue el gancho.
Me vi casi obligado a decir algo
por lo hermoso del efecto.
Realmente somos afortunados de
tener mascotas, siempre alegrando
la vida sin esperar nada, excepto
algo de atencion y afecto.

Ana dijo...

Así mismo es sin machete!
En muchas cosas los animales nos superan o son nuestros maestros.

sin machete dijo...

Respecto a las alcachofas confieso
que la primera y ultima con su
receta/procedimiento, las ingeri
hace tres decadas con una gringa.

Llamada Linda Barnes, graduada
de Smith College, que vino a la
Yupi, capital de arboles mutilados,
de Puerto Rico.

Vino a estudiar literatura. Nos conocimos en un curso de poesia
del siglo de oro o no se que.
Cuando your humble servant,se interesaba por la linguistica.

Jamas lo habia confesado. Amen.

Ana dijo...

Jaja sin machete!
La ciencia de la alcachofa:
poesía.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.