sábado, 7 de marzo de 2009

La ilusión de la crisis






Estaba mirando una película de Tim Burton y de pronto lo tuve claro.

La crisis es una ilusión.

Como en esa escena de Sleepy Hollow (5:51) en la que Johnny Depp describe el truco del pájaro enjaulado, pintado sobre ambas caras de una superficie girando.

"It is no magic, it is what we call optics."

El ave no está enjaulada.  La jaula no tiene ave. 
Cada imagen ha sido plasmada por separado sobre caras contrarias de una superficie.
Pero al girar la superficie a cierta velocidad, nuestros ojos captan el ave dentro de la jaula.

Igual sucede con la crisis.
Los medios, los políticos, los grandes intereses, se dedican a hacer girar imágenes.
Nosotros a mirarlas absortos, a reaccionar de acuerdo a lo que nuestro cerebro capta.

En general, vemos un ave dentro de una jaula.

Entonces, pensamos sin pensar: "pobrecita, está encarcelada, seguramente no tiene quien le alimente, que si no sabe abrir la jaula, que si pasa hambre deja de cantar y seguro ni recuerdan que existe, que a lo mejor tiene frío o calor, que maldita ave, ya pa' verla sufrir tanto, mejor que se muera..."

Y así crea nuestro cerebro una serie de historias y reacciones basadas en que el triste pájaro está atrapado sin remedio, girando, siempre girando.

Nuestro cerebro omite lo obvio, por ser demasiado obvio.

Es sólo un pedazo de cartón o madera con dos imágenes dando vueltas.
Lo podemos detener con nuestras manos, examinarlo, cambiarlo, dibujar en ambos lados aves felices, volando, o si tanto nos trastorna, podemos botarlo a la basura.

Porque antes que existiera el objeto dando vueltas, alguien tuvo que crearlo y seguramente se divirtió haciéndolo.
Porque antes de verlo girar, nosotros nos colocamos frente a él voluntariamente, pecando quizás de inocencia.

Porque lo básico y fundamental, somos nosotros mirando una ilusión óptica, y ya conscientes de ello, podemos reaccionar con suficiente lógica para lograr lo único que importa:

Detener el truco sin perder la cordura.
Pensar fuera de la caja.
Rescatar unidos lo esencial de existir.
Salvarnos.

:

2 comentarios:

F.M. dijo...

uff gracias poeta, sabes nos sucede a todos y bueno, en especial a mi. muy cierto hay q darle vuelta a lo que vemos....

saludos

Ana dijo...

Se habla de lucha de clases divididas entre pobres y ricos, de cambios y evolución.
Parece un tanto Darwinista, supervivencia del más fuerte?
Pero resulta que todos somos fuertes o débiles, dependiendo de qué esté en juego.

La fortaleza se basa en las ideas y pensamientos, en nuestras acciones, en hacernos responsables de educarnos más allá de lo que nos han hecho creer, aunque ello nos cueste revolución de pensamiento.
Se basa en el aprecio por la vida propia y de los nuestros, en la conciencia de verdaderas prioridades.
Sin todo esto, la riqueza material o posesiones a secas, el poder mismo, sólo debilitan, porque en su ausencia repentina, quedamos pinta'os en la pared.

Todo cambia con lentitud imperceptible. De otro modo no existe.
Los puertorriqueños existimos y estamos cambiando aceleradamente.

El curso que tomemos, lo definirá la toma de conciencia y el respeto con que procedamos, la acción y pensamiento colectivo e individual por los que optemos.
Sólo entonces se sabrá si fuimos fuertes o débiles.

Fin de la develación.
:D

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.