jueves, 7 de mayo de 2009

Ñañá

Ñañá

Lo inmortal es la conciencia,
pero la gente está ciega
o se hace,
para que la carguen
en brazos, como a niño
que quedó sin madre.

La gente está ciega
y no bastan
lentes hip
para aliviar su condena.

Necesitan cirugía láser.
Necesitan un transplante.
Necesitan de una madre
a la que puedan llamar Ñañá;
la que enseña con cariño
la que se preña, y entre sus caderas,
crece un beso del cosmos
universal y divino
la que no se preña, pero igual,
carga en sus caderas
el orgullo del desgreñe
de ojeras not so fashion
tan de moda entre los que no tuvieron ñañá
o la extrañan
o se amanecen despeñados
pensando que el mundo necesita
ñañás como montañas
que le guíen con firmeza,
sin ñeñeñé ni ñoñería,
con respeto de quien siembra sin ñublar
curando cada rasguño
a espera del brote pequeño,
pero añorando su vuelo
con señas de fuerza
suficiente para sobrevivir el año
el daño
su aliño de veneno
su baño de hiel y arañas
su ñangotismo, sus mañas
que aniñan y apuñalan
dejándonos leña al fondo del caño
en la prisión sin entrañas.

¡Que vivan los hijos de la Gran Ñañá
porque el día menos pensado,
se levantan!
:
© ALR, Puerto Rico 2009
:

3 comentarios:

Antigonum Cajan dijo...

Ademas de Jathropa que tiene
en su jardin?

Agustin dijo...

Un beso, y mucho saludos para ti!

Agustín

Ana dijo...

Antigonum:
Desde bromelias a cactus tuna, ave del paraíso y unas color vino con apariencia de palma que tampoco sé su nombre, menos el científico.

Saludos, Agustín, desde el Caribe colorido!

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.