miércoles, 30 de diciembre de 2009

Querido Wilson




Porque hay mundo y gente más allá de mi casa, del pedazo de tierra atado a las entrañas del centro del planeta en que habito, terminamos contando cosas que a nadie interesan o quizás sí; unas veces en detalle, otras en geringonza, como exhibit de idioteces humanas para la posteridad, como si fuésemos la última data planetaria que quedó flotando en el espacio.

Pero "el mundo" no se acaba en el 2012.

Y aun si acabase, no decido cuán útil puede ser dejar migajas de datos como:
"ayer probé un nuevo champú", como muestra genética de nuestra humana ficción, inescapable hasta que nos rediseñen genéticamente y nos barran todo vestigio de emociones y sensibilidad.
Mmm... eso ya lo hacen las farmacéuticas con sus pastillas petrificadoras de sonrisa o creadoras de estado anímico lineal, que, por cierto les va de circo, aunque tienen que andar aclarando ciertos detalles:
"Estas pelotas químicas son buenas para que no sientas el dolor de haberte mimetizado con el mueble en que te siembras todo el día a contar ladrillos en las paredes de tu calabozo, al fondo del infierno de Dante.

Peeerooo, podrían generarte impotencia sexual, infartos cardíacos, comportamiento violento y o ideas suicidas....ups!.
Si te sientes con ganas de suicidarte, llama a tu médico para que te recete otras pelotas químicas.
Si ya te has suicidado, deja de tomar las primeras pelotas y no llames al médico."

Verás, yo espero que tu mundo no acabe, ni el mío, porque si pasaste al borde de un click por esta laguna de tinta, y permaneciste lo suficiente para conocer de mí lo que me tomó entender toda una vida, pues... uf,  ya olvidé de qué iba esto.

Como sea, quédate.

Te hablaré del gato todo negro, de edad desconocida y ojos de esmeralda, que se pasea por los escombros de reconstrucción que han dejado los vecinos por jardín.
Le vi por primera vez en noche de brujas.
Aun lucía sus galas infantiles, pero estaba muy flaco. Ahora parece que le ha ido mejor en su cacería.
Me emocioné al verle y diseñé un pendiente de alambre y chaquiras en su nombre. Su nombre es, simplemente Gato.
Quedó charrísimo, whatever.

~


Te hablaré de que ayer me sentí fatal, como sucede cada 28 días, y mi hija de mis entrañas e hija del Universo, dotada de licencia creativa, me trajo estas medicinas:




Hoy me siento muy bien... Ok, con el estómago descompuesto, pero aun quedan "medicinas" para tratar eso también.

~


Te hablaré de las depres de navidad y su ficción manipulada.

De todo eso que a gritos nos meten en el cerebro:
De que es tiempo de paz y alegría, de que ha nacido un niño en nuestro corazón lleno de inocencia y bondad, de que "olvidemos todo y vamos a celebrar", de que volvamos al calor de los verdaderos amigos, de la unidad familiar.
Entonces, te detienes a pensar que por lo general, tus amigos y familiares son una sarta de cabrones (*pardon my ooolala!), delincuentes, mitómanos, abusadores, machistas, homofóbicos, oportunistas, manipuladores, fanáticos religiosos, maltratantes sin fondo, capaces de burlarse de ti y enjuiciarte, sin ayudar en el ocaso de tu póstuma oscuridad, o de cerrarte las puertas en tu nariz y dejarte dormir en la calle, solo porque no les agrada como llevas tu ropa o cabello.

~

Entonces tendría que hablarte de cómo sobrevivir a la picadura (mordedura?) de serpiente:


Posiblemente, luego de mucho llorar-rabiar-paralizarte, te percates de que tienes dos opciones:

1. Aceptarlos como son, porque ohh, son tus amigos del alma y tu familia. Porque la familia la escogió dios o la genética para ti con algún propósito en mente (joderte?). Porque en el fondo son tan buenos, porque patatín patatán, porque hay que poner la otra mejilla cristiana, la caridad del cobre, el perdón, el oportunista y sumiso: "nunca se sabe cuándo se les necesite". Y los abrazas, visitas, recibes con fiesta. Y te unes a ellos. Eres uno más entre ellos. Posiblemente, uno igual.

2. Mandarlos elegante y silenciosamente al mándala del mismísimo carajo, con todo y sus fiestas y griteríos, y quedarte sólo con los pocos amigos o familiares genuinos, y si no los tienes, buscar nuevos.
O mejor, hacerte amigo o amiga, por fin! de ti mismo-a.

Créeme, ya va siendo hora, de iniciar una venturosa y excelsa, fabulosa amistad y relación amorosa con tu persona o personas internas.

No te debes a nadie, a nadie! que sea capaz de hacerte daño, burlarse o discriminar contra ti, de manera que termines hundido en la tristeza y desesperanza, mientras ellos, tan contentos, siguen su vida de arpíos, convencidísimos hasta su muerte de que son la ley de dios (su dios) en cada putrefacto paso que dan hacia sus perfectas metas pobladas de borrega visión, adictos a la secta del Sistema, convencidos de que por seguirla obedientemente, no los aplastó.

Así que: no te deprimas ni en navidad, ni en verano, ni en cumples, ni en despedidas de años o siglos, ni nunca! por esqueletos cubiertos de piel, mentira y manteca, retrógradas y egocentristas patológicos, cuya única verdad es basar su felicidad en patrones de comportamiento cerebral tipo 'sico', que se repiten indefinidamente en su alucinógena omnipotencia.

~

O te hablaré de mis collares, pero tomaría demasiado tiempo.
O de que ayer probé un nuevo champú en mi cabello, que llega a la cintura. Quisiera tenerlo de 19 colores como una Washingtoniana que vi.
Así sería una cascada de emociones similares a mis pensamientos.

-Me elevo a orillas del río silencio
subida en bote de rafia
soy disparo al cielo por el séptimo chacra
cascada de colores derramada.

Y llueve.-

Sí, hoy llueve desde anoche y ni así ha bajado un poco la temperatura de nuestro "paradisíaco" invierno tropical.
Temperatura: 82 grados F, faltando un día para que finalice el 2009 y preguntándome sólo una cosa:
A dónde van los desaparecidos?

~

2 comentarios:

Uvita V. de las Tinieblas dijo...

Verdaderamente Épico!

Ana dijo...

Y eso que no cuento el de caperuza roja...
O_O

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.